Semblanza

 

“La entrevista es la más pública de las conversaciones privadas…”

Jorge Halperín

 

“NEGUITO” BORJAS atinó al nominarlo: “EL VOLCÁN DE AMÉRICA”. El ascenso de su magma en los episodios de actividad es sencillamente la voz más representativa de talante y talento zuliano. Es la voz que alcanza maridaje con cualquier forma musical del caribe con solvencia y solidez, conforme también a la estrecha relación rítmica de cada una.

Lo hemos escuchado cantar: salsa, bolero, guaracha, merengue, porro, danzón, gaita zuliana, vals, y danza zuliana con la potencia y estilo de siempre. La capacidad de su voz funciona perfectamente en la zona aguda del registro, en la que se compone la mayoría de la música tropical por su etiología festiva.

Es imprescindible la figura de VÍCTOR ARGENIS CARRUYO GONZÁLEZ, Maracaibo 22 de agosto de 1953, para obtener las revelaciones de la historia musical de Venezuela y América Latina. El avezado periodista CÉSAR MIGUEL RONDÓN lo dijo muy bien al prologar el texto escrito por WILLIAM BRICEÑO, en torno a la vida de nuestro entrevistado y de su aptitud para cantar la salsa: “Desde un primer momento su “plante” en el montuno fue una novedad: no estábamos ante el habitual sonero que “juega” con el coro, que se confunde y/o rinde ante éste; ahora el cantante impone y manda, sin concesiones como le obliga su tradición zuliana. Pero, igual, sin dejar de sonear; es decir: sin dejar de lado la inventiva que supone cada verso como respuesta a un coro salsoso que va ahí al lado fustigando, retando. Con Argenis Carruyo, pues, la salsa conoció una forma gaitera –sabrosa y legítima- de sonear…”

Los Casinos, La Dimensión Latina, el Súper Combo Los Tropicales, Guaco y Rincón Morales son algunas de las agrupaciones que conforman su inventario artístico. Es entonces “EL VOLCÁN DE AMÉRICA”, prodigio musical, un rapsoda de éxito rotundo, ineludible. El fracaso sigue cayendo ante semejante estrella con sello zuliano.

 

José Rafael Rivero: Argenis si te pidiéramos nos relataras algún momento que haya marcado tu vida, entre tantos que has experimentado, ¿Cuál aparece de inmediato?

Argenis Carruyo: ¡Amén! Ha habido bonitos y malos. Bonito, la vez que fui a Nueva York y me invitaron a la casa de Héctor Lavoe, yo no lo conocía. Nosotros no nos conocíamos y Andy Montañez le dice: “Héctor este es el nuevo cantante de la dimensión, él es el que suple a Oscar…”, Héctor dice: “Mucho gusto, a mí la gente me dice “Jéctor” pero tú sabes yo no me llamo así. Dime tú Héctor, no te preocupes y ¿de dónde tú eres?” y yo le digo soy de una provincia que se llama Maracaibo, del estado Zulia y él me dice: “¡Cónchale! La tierra de Felipe Pirela, el cantor más carismático que para mí mejor ha interpretado el bolero. Yo soy admirador de él, es más yo pienso hacerle un homenaje con sus boleros…” Yo me sentí el hombre más feliz del mundo porque en ese momento estábamos rodeados de caraqueños, puertorriqueños y que él se haya dignado a hablar de esa manera de Felipe Pirela, ha sido un momento especial en mi vida que jamás voy a olvidar.

José Rafael Rivero: ¡Qué orgullo!

Argenis Carruyo: Claro. También recuerdo los viajes con la Dimensión Latina, saliendo de Ecuador tuve un trago amargo se reventó una turbina del avión y la otra se estaba incendiando y bueno yo dije ¡hasta aquí llegamos! Andy Montañez lo que hacía era reírse y yo no hallaba qué hacer, si llorar o gritar. Todo el mundo estaba desesperado, menos mal que de Guayaquil a Quito empecé a rezarle a la virgen y pudimos aterrizar. Ese día dije ¡ya no me muero en un avión! Le tomé respeto al avión, viajaba siempre por carretera… Alegrías hay muchas, cuando voy a cantar en Chicago, Atlanta, Houston, Miami, me encuentro con el cariño de los venezolanos que están por allá. Y ahora me siento feliz cuando tomo un avión porque sé que la receptividad siempre va a ser positiva todo el tiempo.

José Rafael Rivero: Lo que más anhela un artista es el éxito, ¿Cuándo comienzas a ver materializado el tuyo?

Argenis Carruyo: Siempre he dicho que aún no he alcanzado el éxito total. Uno de los momentos más felices ocurrió en la Dimensión Latina, aunque todo el mundo me rechazaba porque había suplido a Oscar D’ León y cantaba sus canciones porque yo aún no había grabado. No obtuve en ese momento la aceptación que yo esperaba.  Cantaba e interpretaba las canciones que él ya había hecho. Cuando grabé Para tu Altar Argenis canta: “Caseras traigo mis flores/para tu altar…” Ahí es cuando comienza un poco la aceptación de Argenis Carruyo. Después grabo Lo que es un Beso, después grabo un bolero a dúo con Andy Montañez y empiezo a ver mi trabajo como sonero. Ya con el Súper Combo los Tropicales había pegado muchísimos temas que sonaban en toda Venezuela: La vecina, El trompito y pare usted de contar. Luego con mi orquesta pegué La quiero y qué una canción dedicada a mi hija y después vinieron un montón de éxitos gracias al señor. Mientras uno más canta quiere seguir porque lo de un cantante no es sólo cantar bien, sino mantenerse en el tiempo. Que la gente te siga aceptando después de tanto tiempo de trabajo. 

José Rafael Rivero: ¿Cómo has logrado mantenerte en el tiempo?

Argenis Carruyo: Hay que portarse bien. Cero drogas y soy de los que piensa que el cantante cuando va a trabajar o va a tener alguna presentación y dice “voy a tomarme unos “palitos” para subirme a la tarima…” ¡Eso es mentira! Quienes vayan a leer esta crónica, no es posible que tengas que beber para cantar. Para cantar hay que estar sobrio y el que persevera triunfa. El alcohol no se liga con el trabajo. La gente no paga una entrada a un espectáculo para ver al cantante borracho. A la garganta hay que darle descanso. Celia Cruz, antes de morir me decía: “Duerme bastante mi niño para que veas que tu garganta va a perdurar…”

José Rafael Rivero: El poeta barquisimetano Rafael Cadenas dijo en entrevista concedida a Leonardo Padrón: “Creo que la hipertrofia del ego, la primacía que tiene en nuestra vida es el problema central del ser humano…” Cómo te va a ti con tu ego ¿Dónde está?

Argenis Carruyo: Argenis sonríe… Yo nunca he sido ego-centrista. Vos sabéis que yo soy un ser humano humilde igual que siempre. A veces me dicen “El artistazo Argenis Carruyo” no, no, no. Digo que soy sólo un cantante. Soy muy de pueblo, tú me conoces… la gente que trabaja conmigo sabe y se los he oído en sus propias palabras: “Él es una belleza de persona. Eso es lo que a mí me gusta de él que se puede tratar. Llámalo que él te atiende…” Yo no soy el tipo de persona que tiene cuatro asistentes para poder llegar en donde yo estoy. Tampoco tengo cuatro o cinco guardaespaldas. La vida es una sola y hay que disfrutarla y el que quiera llegar a Argenis Carruyo es muy fácil. El ego lleva a nada y yo no soy así ¡Vos sabéis cómo soy yo!

José Rafael Rivero: He escuchado a músicos, locutores, cantantes decir Argenis Carruyo canta todo bien: boleros, salsa, gaitas, guarachas… ¿de dónde viene esa virtud? Que además enorgullece a tus coterráneos

Argenis Carruyo: Risas… Eso se lo debo primero que todo a Dios porque yo no tengo estudios vocales. Fui tomando experiencia poco a poco escuchando a Cheo García, a Felipe Pirela, al propio Héctor Lavoe, a Cheo Feliciano, a Ismael Miranda, son figuras que siempre he admirado porque son excelentes. Siempre dije, y se los digo de nuevo, al que vaya a leer estas líneas: el que persevera triunfa. Tuve muchos tropiezos cuando niño porque me decían: “Andá pa’ allá”, “vos si sois fastidioso” porque yo pedía colita, dame una colita, dejame cantar que esa me la sé yo. Me decían: “Ya va”, “esperate”, a mí Pedro Suárez me dijo que yo no servía como cantante, que siguiera estudiando porque como cantante no iba a llegar a ningún lado. Que mi voz no iba a gustar, que yo era un desafinado… Pero yo siempre pa’ lante. A esa gente le gané la batalla. Digo que hay que ser constante que si te sacan por un lado te metáis por otro. Hay que buscar la manera de llegar a donde vayas. Que no te quiten tu meta, tu esperanza. Sobre todo hay que saber que uno hace bien las cosas.

José Rafael Rivero: El apoyo de Ana Narcisa “La Negra” tu progenitora ha sido el motor fundamental de tu carrera háblanos de eso

Argenis Carruyo: Sobre todo ella. Nosotros fuimos abandonados por nuestro papá como a los 8 años y ella me decía: “dale mijo yo te apoyo…” Mi madre ha sido fundamental. Ella canta precioso, una madre extraordinaria que fue madre y padre. Ella siempre soñaba con tener un cantante. Mi madre tiene 86 años y yo llego y le digo bendición mami y ella me dice: “Ajá y vos quién sois…” y yo le canto “Cuando te vi por primera vez…” o le canto “Es el baile del trompito…” y ella dice “Ese es Argenis” Risas… por eso le pido a Dios siempre que me la deje gozar muchos años más, siempre estoy pendiente de ella y ella de mí.

José Rafael Rivero: Tus hijos siempre aparecen como un sello de tus canciones

Argenis Carruyo: Melanie es mi primera hija, Ricardo y Víctor, Carlota ahora viene Cristóbal, se agranda la familia. Te digo algo si yo hubiese sabido que a los nietos se quieren tanto, tengo primero a los nietos, risas… eso es algo impresionante. Vuelvo al tema de mi madre, ella es única. Trabajaba haciendo pantalones; era sastre. Siempre lo mejor era para mí. Mi mamá creyó mucho en mí como yo creo ahora en Víctor.

José Rafael Rivero: Argenis Carruyo y su orquesta háblanos de ese logro

Argenis Carruyo: Los italianos del Súper Combo me ayudaron mucho con eso. Ellos me decían ya está bueno de cantar para otros. Es hora de que tengas tu propia orquesta y nació Argenis Carruyo y su Orquesta. Ese es un proyecto consolidado. Tengo unos músicos extraordinarios, ellos son mis hijos. La orquesta tiene 14 años y ha sido excelente. Es un proyecto que perdura y cuando me los puedo llevar fuera del país me los llevo.

La entrevista con “El Volcán de América” ocurrió en medio de su faena de locutor. Pretendemos en medio de sus diversos compromisos profundizar más en la orquesta de su vida. Su nombre es una música que suena a Caribe, con potencia y en el registro elevadísimo de su voz. Zuliano a ultranza y filántropo es también Argenis Carruyo.

 

Maracaibo, agosto de 2016

 

– Publicidad –

Share This