Semblanza

 

“Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar;

 pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar…” 

Winston Churchill

 

Sin cortapisa, floritura o rimbombancia alguna, el universo zuliano reconoce a nuestro entrevistado como uno de sus hijos más brillantes e ilustres. Cuando lo nombramos, hay respuestas más compatibles, en cuanto a su elevadísima capacidad de gerente de la cosa pública, que disconformes.

Su historial lo revela como un ciudadano con probidad, honestidad y lucidez. En lo enrevesado de las aristas políticas, surgen los alcances de su tenacidad como gran venezolano y estadista del siglo XX. Ahí estuvo: en la cima, en la cumbre del poder como el primer alcalde elegido a través del voto popular del Municipio Maracaibo, 1989-1993.

Él fue, en otras formidables actuaciones, presidente-fundador de CORPOZULIA. Entrevistamos a FERNANDO CHUMACEIRO CHIARELLI, Maracaibo, 12 de julio de 1931. Es abogado, doctor en derecho, docente universitario, escritor y una estampa histórica a viva voz. En sus años de actividad política, mantuvo el prestigio en torno a su credibilidad. Jamás nos hemos encontrado con manchas de malversaciones, administraciones dolosas o dudas que pudieran echar por tierra estas palabras.

Hoy, sigue siendo referencia moral, por lo que en el año 2011, se creó la Orden de Convivencia Ciudadana “Fernando Chumaceiro”, que se otorgará a quienes reúnan las condiciones de eso: de buen ciudadano. A Fernando Chumaceiro, le duele el otro, piensa en la otredad y nos dice: “Nunca está el hombre más erguido en su dignidad, como cuando se arrodilla ante Dios y pide, ruega e implora por los demás, por los otros…”

 

El gigante político

José Rafael Rivero: ¿Cómo lograr que a alguien se le reconozca como buen ciudadano?

Fernando Chumaceiro: Me hiciste llorar con esas palabras. -El doctor Chumaceiro respira profundo y seca sus lágrimas- Yo no soy ese, no creo que sea yo. Pienso que todos tenemos la obligación de hacer un esfuerzo por ser mejores, de ser mejores con los demás.
Eso es lo más importante en lo que uno quiere ser con uno mismo. Supongo que en la calle hay miles de personas que tienen esa noción y que deben estar haciendo cosas que parecieran que no son muy útiles y son seguramente, muy importantes para los que tienen una vida más difícil que la que ellos puedan tener.

José Rafael Rivero: Leímos una frase en uno de sus trabajos de opinión que dice: “En la Antigua Grecia decían que el mejor país no era el que tenía los mejores gobiernos, sino el que tenía los mejores ciudadanos, ¿Cuál es el significado de esa frase?

Fernando Chumaceiro: Yo creo que eso es posible, ¡no es fácil! Pero sí es posible. Dios creó al hombre para que eso y muchas cosas llegaran a ser posibles.

El ser humano

José Rafael Rivero: ¿Cuál fue el momento más adverso con el que se encontró en su ejercicio de alcalde?

Fernando Chumaceiro: Encontrarme con la pobreza, con el signo de la pobreza. Esa es una de las cosas que más me duele. Eso ni siquiera se pregunta, eso se le ve a la personas. Yo quisiera evitar que existiera la pobreza.

José Rafael Rivero: ¿Qué idea le surge si le pregunto: cómo erradicar eso que tanto le duele: la pobreza?

Fernando Chumaceiro: Supongo que debe ser un proceso largo porque no todos a lo mejor estemos de acuerdo en hacer eso. Pero en la medida en que cada uno pueda ir haciendo cosas importantes, para aquellos que por no tener esa importancia, viven mal, creo que cada uno de nosotros, tiene en sí mismo la obligación de hacer algo. No lo va a solucionar todo, pero sí va a solucionar algunas cosas importantes para esas personas. En la medida en que los pueblos vayan tomando ese camino, la vida de sus ciudadanos será un poco mejor.

José Rafael Rivero: ¿Cuál es su postura con respecto a la frase: “Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen…”?

Fernando Chumaceiro: Al contrario. Lo que sí ocurre es que muchos ciudadanos no tienen lo que se merecen. La verdad es que no han logrado los pueblos que quienes los gobiernan los ayuden a ser dignos ciudadanos.

Historia viva

José Rafael Rivero: Su nombre se asocia de inmediato, entre otras cosas, con el primer alcalde elegido a través del voto popular en el municipio Maracaibo: ¿Cómo evalúa ese acontecimiento que registra la historia?

Fernando Chumaceiro: Siempre he pensado que Dios tuvo conmigo algo muy hermoso. Me dio un padre y una madre que de cierta forma sembraron en nuestro cerebro y corazón qué era lo malo y lo bueno y lo que ellos creían fuese mejor. Quizá por eso yo adopté la decisión de ser abogado porque yo quería abogar. Ser abogado no para quitarle algo a alguien sino para abogar y abogar por la gente que más necesidad tenía de que los abogaran. Siempre quise ser más útil. Por eso me hice profesor universitario para devolver todo lo que he recibido.

José Rafael Rivero: Si le pidieran unas palabras esperanzadoras en este momento ¿qué diría?

Fernando Chumaceiro: Todos los seres humanos somos hijos de Dios, todos debemos tener lo que un ser humano necesita para vivir con dignidad. El ser humano en la creación es lo más hermoso e importante que Dios hizo.

José Rafael Rivero: ¿Qué personaje de nuestra historia ha servido de modelo para desarrollar su carrera?

Fernando Chumaceiro: Empezaría por decir el libertador. Y al decir ese nombre debería decir muchos más, pero ya con 84 años, se me escapan. Siempre creo y digo que por mucho que hagamos, siempre es muchísimo más lo que hay que hacer. Nosotros no vamos a resolver el mundo pero sí podemos y debemos hacer cosas que puedan mejorar la vida de otros seres humanos.

José Rafael Rivero: Coméntenos del Fernando familiar…

Fernando Chumaceiro: La familia es el tesoro que yo tengo. Si tengo algo importante en mi vida es mi familia y con mi familia, la familia de aquel a quien yo pudiere servirle, serle útil. Mi esposa ha sido mi compañera y amiga: un apoyo. No sé si he valido para algo, pero si he valido para algo, mucho de eso es por ella, por mi esposa. Por su forma de ser, porque aprendo de ella, de su forma de tratar a las personas de menos recursos, ella me hace sentir espiritualmente feliz. Ella es una bella mujer… yo le decía a la gente, yo soy un buen alcalde por mi mujer, ella sabe más que yo, risas…

Durante la amena y provechosa conversación con Fernando Chumaceiro, le acompañaba la señora Marisol, su hija, y esposa la señora “Olguita”, como cariñosamente le dice él. Íbamos viajando sobre cada palabra alegada, con las que prueba el tránsito de lucha y amor por el otro… En el centro de su biblioteca nos atendió. Oyendo, a su lado, mirando cada detalle, abrazada a él, su centinela: LA HISTORIA.

Frases lapidarias de Fernando Chumaceiro:

“Nosotros no vamos a resolver el mundo pero sí podemos y debemos hacer cosas que puedan mejorar la vida de otros seres humanos…”

“Todos debemos tener lo que un ser humano necesita para vivir con dignidad…”

“Por mucho que hagamos, siempre es muchísimo más lo que hay que hacer…”

 Maracaibo, agosto de 2015

 

– Publicidad –

Share This